Portada » Blog » Chile es el país donden los ultrarricos son dueños del patrimonio más grande de Latinoamérica: Los números y los nombres de la desigualdad brutal

Chile es el país donden los ultrarricos son dueños del patrimonio más grande de Latinoamérica: Los números y los nombres de la desigualdad brutal

Chile fue el país de América Latina que en 2021 concentró el mayor nivel de patrimonio entre los ultrarricos en relación al tamaño de su economía.

De acuerdo al artículo aparecido este 21 de febrero en el diario digital de la británica BBC, el patrimonio conjunto de los chilenos más ricos fue equivalente a un 16,1% del Producto Interno Bruto (PIB) del país, según calculó la Comisión Económica para América Latina y el Caribe (Cepal), utilizando datos de la revista Forbes.

Estos cálculos solo consideran a los llamados “milmillonarios”, es decir, aquellas personas que tienen un patrimonio de al menos US$1.000 millones.

A nivel global hay 2.755 personas que pertenecen a esa categoría, en un listado liderado por Jeff Bezos (con US$177.000 millones), seguido de Elon Musk y Bernard Arnault.

En América Latina existen 104 ultrarricos de los cuales nueve son chilenos, con un patrimonio de estos últimos que a fines de 2021 estaba compuesto, según la revista Forbes, de la siguiente manera:

Iris Fontbona y familia Luksic: US$23.300 millones

Julio Ponce Lerou: US$4.100 millones

Horst Paulmann y familia: US$3.300 millones

Sebastián Piñera y familia: US$2.900 millones

Jean Salata*: US$2.400 millones

Roberto Angelini: US$2.000 millones

Alvaro Saeih: US$1.800 millones

Patricia Angelini: US$1.600 millones

Luis Enrique Yarur: US$1.300 millones

(*Vive y trabaja en Hong Kong desde 1989).

En qué sectores está el patrimonio del club de los más ricos

Según la lista Forbes de los milmillonarios de Chile, las fortunas de estos están concentradas principalmente en los sectores de las finanzas, minería, forestal y retail.

La concentración del patrimonio en estas familias sería un reflejo de la desigualdad que existe en la sociedad chilena.

Según el informe World Inequality Report de 2022, el 1% más rico de Chile concentra el 49,6% de la riqueza total del país, mientras que en Brasil controla el 48,9%, en México el 46,9% y en Estados Unidos el 34,9%.

¿Por qué la riqueza está tan concentrada en Chile?

Los historiadores suelen explicar el origen de la brecha social remontándose a los tiempos de las colonia, en los que la mayor parte de las tierras fueron repartidas entre los españoles y sus descendientes.

En esa época surgió la hacienda, en la que la sociedad quedó dividida entre marcadas clases y segmentos de clases sociales: patrones, empleados, inquilinos y peones.

Desde aquella desigualdad agraria, la concentración de la riqueza fue expandiéndose a otros sectores económicos de explotación de recursos naturales como, por ejemplo, la minería, que ha convertido a Chile en el mayor exportador de cobre del mundo.

En la historia más reciente, la brecha social se expandió en las décadas de los 70 y los 80 durante la dictadura cívico-militar de Augusto Pinochet (impulsada por los intereses del Pentágono estadounidense) con la imposición a sagre y fuego de un liberalismo ortodoxo importado de la escuela económica austriaca y de Chicago, con una ínfima regulación estatal (y de haberla, sólo se usó para beneficio de la oligarquía) que permitió el surgimiento de grandes fortunas familiares.

Según escribió el economista Osvaldo Larrañaga en “La desigualdad a lo largo de la historia de Chile”, la brecha aumentó con Pinochet a través de mecanismos como “la privatización de las empresas públicas, que pasan a ser propiedad de un número pequeño de grupos económicos, la supresión y represión de los sindicatos”, entre otras medidas.

En el grupo de los ultrarricos del Chile actual hallamos el caso de Julio Ponce Lerou, el exyerno de Pinochet que se convirtió en el mayor accionista de la empresa SQM (Soquimich), una de las mayores productoras de fertilizantes, yodo y litio a nivel global, tras la privatización de la firma.

Continuará.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *