Chile / Mapuche. A 3 años del asesinato de Camilo Catrillanca: Antes de la investigación que condenó a dos carabineros por el crimen, el candidato José Kast dijo que “fue un accidente”

Este 14 de noviembre se cumplieron tres años desde que el agente de Carabineros de Chile, Carlos Alarcón, asesinó por la espalda al comunero mapuche Camilo Catrillanca.

El 14 de noviembre de 2018, funcionarios de Carabineros de Chile balearon por la espalda a Camilo Catrillanca, ultimando al joven comunero mapuche en Temucuicui.

Instantáneamente el régimen Piñera ejecutó un montaje con el fin de justificar la acción criminal de los policías implicados. Pero, tanto al ministro del Interior de la época, Andrés Chadwick, como a la propia institución de Carabineros mediante el general director de entonces, Hermes Soto Isla, se les cayó rápidamente el armado frente al país entero. 

A partir de ese momento, y como antecedente de lo que luego sería el estallido social que inició en octubre de 2019, se realizaron masivas e intensas movilizaciones a nivel nacional, acompañadas de enfrentamientos con Fuerzas Especiales de Carabineros, que exigieron justicia para Catrillanca, junto al procesamiento judicial de los responsables del montaje y el asesinato del comunero.

Finalmente el autor del crimen fue identificado como Carlos Alarcón, condenado a 16 años de cárcel. Sin embargo, Braulio Valenzuela, otro carabinero imputado por el crimen, sólo fue condenado por el TOP de Angol a cumplir con el beneficio de libertad vigilada intensiva, 3 años y un día por el delito de disparo injustificado, más 61 días por obstrucción a la investigación y una multa de dos UTM, sentencia revocada recientemente.

“En lo referente a la solicitud de la defensa del condenado Valenzuela Aránguiz, corresponde indicar que, no obstante que el artículo 1° inciso 2° de la Ley 18.216, impide concesión de pena sustitutiva a los autores del delito previsto en el artículos 14 letra D) de la ley No17.798, considerando que lo que el legislador realiza es un juicio de valor-desvalor sobre el derecho ofendido, en cambio, la proporcionalidad o individualización judicial, la realiza el juez, que comprende adecuar la pena a cada figura delictiva básica y determinar si la entidad del hecho concreto merece castigarse con la pena impuesta por el juez dentro del marco penal mínimo y máximo previsto en la ley y entonces aplicar la pena conforme a esta gravedad…”, dice el fallo, con ese lenguaje que oscurece su significado en vez de explicarlo.

Asimismo, el magistrado afirmó que, “como puede observarse tal disposición señala expresamente que el juez no dispone de la facultad de sustituir la ejecución de una pena privativa o restrictiva de libertad, cuando se trata de los autores de delitos y cuasidelitos de la Ley 17.798, sobre control de armas, o relacionados con ella”, razona el tribunal de segunda instancia.

El asesinato de Camilo Catrillanca marcó una nueva inflexión en el ámbito de la violencia histórica del Estado chileno contra el pueblo mapuche; despertó la solidaridad de mestizos y mapuche incluso a escala internacional; inició la caída vertical del régimen Piñera; y sentó un precedente de lucha para lo que un año después del crimen sería el levantamiento popular más radical desde el retorno de los gobiernos civiles.

En aquel entonces, el actual candidato presidencial de la extrema derecha, José Kást, calificó el asesinato de “un accidente”, y respaldó ciegamente el crimen de Carabineros: 

Lo siguiente es un informe de la Televisión Pública Argentina dedicada al hecho:

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *