Chile. Con represión comienza negociación de las y los trabajadores del sector público con régimen de Piñera: Su resultado tendrá repercusiones sociales, económicas y políticas

Este martes 26 de octubre inició la negociación salarial y condiciones laborales entre las y los trabajadores del sector público y los representantes del gobierno de turno. En la instancia, mayormente protocolar, según lo indicado por los representantes sindicales, el Ejecutivo de Piñera se disculpó frente a la brutal acción represiva desplegada contra las organizaciones de trabajadores y trabajadoras el miércoles recién pasado, cuando se disponía la entrega del pliego oficial de negociación.

Al respecto, el vicepresidente de Regiones de ANEF y coordinador de la Mesa del Sector Público (MSP-CUT), Carlos Insunza, indicó que el Ejecutivo no entregó una fecha específica de inicio del trabajo de revisión en particular del pliego.

“No estamos disponibles para repetir el desastre del año pasado, donde los trabajadores del Estado pagaron los costos de una crisis económica que el gobierno no puede manejar. El pliego de negociación que está encima de la mesa está conformado, mayormente, por compromisos incumplidos por parte del Ejecutivo respecto de procesos de negociación que llevan todo el año y, por lo tanto, entendemos que materias como Carrera Funcionaria, Estabilidad Laboral, y especialmente la situación de nuestros compañeros a Honorarios, deben ser abordadas urgentemente”, especificó.

La Mesa del Sector Público ha dado inicio formal al proceso de negociación exigiendo un reajuste nominal de un 7,5% para todos/as los/as funcionarios/as públicos, la recuperación de bonos arrebatados el año pasado, especialmente a los trabajadores de menores ingresos, además de un conjunto de materias relacionadas con las condiciones laborales de los y las trabajadores del Estado.

Históricamente, el resultado de las negociaciones entre las y los empleados del sector público y los representantes del Estado ha sido usado como referencia para el el gran empresariado capitalista del sector privado.

Asimismo, en las negociaciones del área pública se reflejan las políticas de ajuste de la administración fiscal en las carteras de inversión social, como salud, trabajo, vivienda. En definitiva, lo que concluya de la negociación funciona como indicador económico para las clases trabajadoras y populares. Al respecto, la crisis social, económica y sanitaria en curso exige de las fuerzas sociales del sector público el máximo despliegue de su capacidad movilizadora, más allá de sus propios miembros. Casi está de más mencionar las repercusiones electorales que comporta esta negociación.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *