Chile Trabajador. Fundación Sol: ¿Cómo y por qué ha disminuido el salario de las y los trabajadores?

“Los Verdaderos Sueldos de Chile” se llama el último estudio evacuado por la Fundación SOL, el cual está dedicado a la investigación del precio de la fuerza de trabajo (salario) en Chile, usando los guarismos ofrecidos por la Encuesta Suplementaria de Ingresos de 2019 del Instituto Nacional de Estadísticas. Allí se afirma que la brecha salarial promedio entre hombres y mujeres llega a los $140 mil pesos, mientras que la mitad de las clases trabajadoras obtienen menos de $420 mil pesos mensuales por la venta de su fuerza de trabajo al empresariado, y que únicamente el 30% alcanza más de $635.000 líquidos y el 16,1 % más de $1.000.000.

Sobre el tema, el diario digital Resumen dialogó con Marco Kremerman, investigador y coautor del estudio, quien expresó lo preocupante que son estos datos y cómo en el fondo, considerando el alza de precios verificados en el IPC, los salarios han disminuido.

“Es gravísimo que la mitad de los trabajadores y trabajadoras ganen menos de $420 mil líquidos; y que prácticamente el 55% de los ocupados con el salario que reciben no podrían sacar a una familia promedio de algo tan básico como la pobreza o la línea de la sobrevivencia. De hecho, incluso el 47% de quienes trabajan en empresas privadas por más de 40 horas a la semana, tampoco podrían sacar a una familia promedio de la pobreza con su sueldo”.

Consultado respecto de las causas de esta grave situación, indicó que, “Desde nuestro punto de vista, una de las principales razones que explican estos bajos salarios y este atraso salarial profundo, tiene que ver con el bajo poder que tienen los trabajadores en Chile, dado que tenemos un modelo de relaciones labores que básicamente no ha cambiado en nada desde el Plan Laboral de 1979, salvo las modificaciones de la reforma laboral del segundo gobierno de Bachelet, donde algunos cambios incluso fueron contraproducentes para los propios trabajadores. Por lo tanto, seguimos manteniendo un sistema donde la negociación colectiva está reducida al espacio de la empresa, no está habilitada la negociación colectiva por sector económico o por rama, mientras que los empresarios sí se pueden agrupar por rama o sector económico”.

La prohibición de la negociación por rama fue una de las más importantes imposiciones de la dictadura contra el pueblo trabajador, junto a la destrucción de la Central Única de Trabajadores y toda organización sindical, entregándole en bandeja el poder total al capital. 

Marco Kremerman manifestó que, “En otros países sí está habilitada la posibilidad de negociar colectivamente por sector económico, tanto en países europeos y nórdicos que tantos nos gusta mirar, así como también vecinos como Uruguay, Argentina o Brasil. Nuestro derecho a huelga está reducido a su mínima expresión, no es un derecho humano fundamental amplio que permita efectivamente reducir las asimetrías de poder que son propias de cualquier sociedad capitalista”.

Asimismo, Kremerman explicó que otra de las formas que emplea el gran empresariado para disminuir el salario consiste en contratar por el sueldo mínimo y aumentar el ingreso con gratificaciones, en lugar de hacer un contrato por el monto que corresponde. “Han sido tergiversadas las leyes que obligan a las empresas a repartir las utilidades que generan y se ha transformado a las gratificaciones en un costo fijo asimilado. Por tanto, las empresas imponen como sueldo base el salario mínimo y el resto corresponde a gratificaciones mensualizadas, lo que no se refleja en mejores salarios para los trabajadores. Adicionalmente tenemos un salario mínimo que está a 200 mil pesos de distancia de la línea de la sobrevivencia de un hogar promedio”.

Lea el estudio completo en el siguiente enlace de la Fundación SOL.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *