Si se rebajan las horas de trabajo, se puede aumentar el empleo sin que caigan los salarios: La explicación

La France du travail, una fascinante obra de economía crítica recientemente publicada por Editions de l’Atelier, los investigadores del Ires (Instituto de Investigaciones Económicas y Sociales, creado en 1982 para proporcionar información económica a los sindicatos) abordan un reto: abrir una brecha en las falsas ideas preconcebidas sobre el trabajo, el empleo y la precariedad que han sido machacadas por varias décadas de crisis, la normalización ideológica de la izquierda en los años ochenta y noventa y, más recientemente, la consigna sarkozista de trabajar más para ganar más.

El objetivo del colectivo es “proporcionar una visión a largo plazo de los principales temas del debate social” cuestionando las “falsas evidencias que se afirman a diario”. Se abordan todas las cuestiones: pobreza, protección social, reestructuración. Los análisis más importantes se refieren al análisis del mercado laboral, el empleo y el desempleo. Los autores echan por tierra las supuestas pruebas científicas, que resultan muy frágiles cuando se confrontan con la realidad de las cifras: el vínculo mecánico entre crecimiento y empleo, los resultados negativos de la semana laboral de 35 horas o la supuesta rigidez del mercado laboral, etc. Entrevista a tres bandas con los autores: Florence Lefresne, Pierre Concialdi y Michel Husson.

Mito nº 1: “El crecimiento es lo que crea empleo”

Desde la derecha más liberal hasta la izquierda de la izquierda, pasando por todas las capillas del Partido Socialista y los centristas, hay una certeza firmemente anclada en la mente de la gente: no hay empleo sin crecimiento; nos dicen todos los días. Un punto de vista que también comparten los sindicatos y empresarios. Sin embargo, la crisis nos lleva a romper con esta arraigada “tradición keynesiana”, insiste Michel Husson:

La crisis nos lleva a reevaluar una cierta tradición keynesiana que consiste en buscar los medios para un crecimiento mayor a fin de crear empleo. Esta visión es compartida por la izquierda y la derecha, que sólo difieren (cada vez menos) en las políticas susceptibles de impulsar el crecimiento: estímulos fiscales y salariales para la izquierda, políticas de oferta (reducción de los costos laborales, flexibilidad, desregulación, etc.) para la derecha.

Basar la reducción del desempleo en un mayor crecimiento es una ilusión. Porque los motores del crecimiento se han roto definitivamente con la crisis y, según el FMI, en el mejor de los casos deberíamos volver a una tasa de crecimiento del 1,5% hacia 2014. Porque la crisis actual ha provocado la acumulación de un nuevo stock de desempleados y la recuperación será una recuperación sin empleo. Por tanto, hay que pensar de forma diferente planteando la cuestión del contenido del crecimiento y, sobre todo, de la distribución del crecimiento permanentemente débil.

Sobre todo porque la relación entre el crecimiento y el empleo no está en absoluto tan clara. Michel Husson habla incluso de una “ilusión”…

El crecimiento no crea empleo a largo plazo. Es cierto que el empleo fluctúa con el crecimiento y por eso actualmente está bajando. Pero esto no es cierto si borramos las fluctuaciones razonando sobre un periodo más largo. Esta propuesta iconoclasta puede apoyarse en algunas cifras: durante los 15 años anteriores a la crisis actual (1993-2008), el empleo en Francia aumentó un 15%, para un crecimiento medio anual del 2,1%. Pero si nos fijamos en los últimos 15 años (1959-1974) de las Treinta Gloriosos, vemos que el empleo creció menos (9%)… para un crecimiento del PIB mucho mayor (5,8 al año en lugar del 2,1%). En resumen, la capacidad de una economía para crear puestos de trabajo es en gran medida independiente de su crecimiento.

Esta desconexión es bastante lógica, sostiene Husson, ya que cuanto más crece la economía, más gana en productividad. Esto anula automáticamente los efectos del crecimiento en la creación de empleo.

La observación a largo plazo es que el progreso de la productividad compensa el efecto del crecimiento del empleo año tras año. En efecto, existe un vínculo muy fuerte entre ambos: la productividad apoya el crecimiento, y el crecimiento permite la inversión y la introducción de métodos de producción más eficaces. Si la compensación es correcta, el volumen de trabajo (el número total de horas trabajadas) es constante.

Pero entonces, si el crecimiento no es el problema, ¿cuál es el factor decisivo para la creación de empleo? En contra del pensamiento actual, el economista destaca el papel decisivo de… la reducción de la jornada laboral.

Mito 2: “La reducción de la jornada laboral es mala para el empleo”

Desde principios de la década de 2000, la reducción del tiempo de trabajo, que fue alabada a finales de los años 90 como un avance decisivo, ha sido denostada, tanto por la derecha como por la izquierda. Husson resucita valientemente sus virtudes.

Si observamos la evolución del empleo en el sector privado en los últimos 30 años (gráfico siguiente), vemos que aumentó ligeramente durante 20 años, entre 1978 y 1997. Luego, el empleo dio un verdadero paso adelante entre 1998 y 2002, equivalente a 1,8 millones de puestos de trabajo. Desde entonces, el crecimiento del empleo ha vuelto a ser más lento, y la recesión ya ha anulado toda la creación de empleo desde 2002. En esta progresión, el hecho más importante es obviamente la reducción de la jornada laboral.

Elaboración: Michel Husson

Según el economista, el número de puestos de trabajo creados por el paso a la semana de 35 horas bajo el gobierno de Jospin puede estimarse en 500.000. Se trata de puestos de trabajo fijos, que han resistido la recesión económica de principios del siglo XXI:

En todo el siglo XX, no hay ningún otro periodo tan corto asociado a un aumento tan grande del empleo. De los 2,7 millones de puestos de trabajo del sector privado creados desde 1978, dos tercios (64%) se crearon en el periodo 1997-2001.

Estos hechos deberían hacer reflexionar a todos los economistas. Pero suelen relativizarlo con dos argumentos. En primer lugar, mencionan el crecimiento. Sin duda ayudó, pero la explicación se queda un poco corta: en ese momento se crearon muchos más puestos de trabajo que durante la recuperación de finales de los años 80, una recuperación que, además, fue mayor. Otro argumento es que esta creació de empleo fue el efecto retardado de los recortes de la Seguridad Social del periodo anterior (1993-1997). Pero no entendemos por qué hemos tenido que esperar tanto para ver los efectos. Y si la semana laboral de 35 horas fue un desastre económico por el aumento del coste de la mano de obra (lo que también es falso desde el punto de vista factual), ¿cómo se explica que no haya tenido un impacto en el empleo? La estimación econométrica lleva a decir que la RTT creó 500.000 empleos. Pero lo importante es que estos puestos de trabajo demostraron ser sostenibles: resistieron a la recesión económica, a diferencia de ciclos anteriores. Las ganancias de este periodo representan unos 1,8 millones de empleos.

¿La reducción del trabajo sigue siendo una idea actual? Sí, argumenta Michel Husson:

Si el discurso sobre el carácter nocivo de la RTT es dominante, no es por su relación a la creación de empleo, sino por los detalles prácticos de la transición a la semana de 35 horas: intensificación del trabajo, anualización, congelación salarial, no creación de empleos compensatorios en el sector público.

Idea recibida n°3: “El mercado laboral es demasiado rígido”

Este es el estribillo del Medef, y una evidencia para muchos economistas y comentaristas de la actualidad económica. Ya ni siquiera lo discute: el desempleo es el resultado de un mercado laboral demasiado rígido, la flexibilidad salarial es insuficiente y los contratos de trabajo son demasiado restrictivos para el empresario. “Este mensaje de los economistas neoliberales lo lleva la OCDE y también la Unión Europea”, explica Florence Lefresne. Pero el mercado laboral ya es muy flexible, señala Florence Lefresne. Ha sacado una cifra asombrosa de las estadísticas de la caja nacional de la Urssaf (Acoss): en 2008, ¡el 60% de las declaraciones de la contratación muestra que fueron contratos con una duración inferior a un mes!

Es difícil calificar de rígido un mercado de trabajo en el que tres cuartas partes de las contrataciones son de duración determinada. ¡Y qué contratos de duración determinada! ¿Sabemos que en 2008, el 60% de las declaraciones de contratación en la Urssaf eran contratos de duración determinada de menos de un mes? Llevamos 30 años asistiendo al desmoronamiento del estatuto salarial. Las opciones de gestión han conducido a las formas más regresivas de flexibilidad: aumento de las prácticas de externalización, subordinación de la subcontratación y desregulación-precariedad del empleo. La idea principal es transferir el riesgo cada vez más a un tercero, la empresa subcontratista o el trabajador precario… o incluso el trabajador que se ha convertido en autónomo, gracias al nuevo régimen fiscal que fomenta el dumping social en el artesanado.

Lejos de oponerse a quienes tienen trabajo fijo, que se aferran a sus derechos adquiridos (y cada vez son menos), y a los precarios excluidos del empleo duradero, Michel Husson evoca una “estrategia de mordisqueo”, tendiente a la precarización cada vez de más gente:

El argumento cínico utilizado, en particular en el momento de la creación del CPE (contrato de primer empleo), por sus promotores consistía en decir que la precariedad proviene de los insiders (el núcleo duro de los asalariados con contrato indefinido) que se aferran a sus derechos adquiridos. Nuestro análisis es que existe una estrategia de mordisqueo que consiste en utilizar determinadas sectores de la población (jóvenes, mujeres, inmigrantes, incluso personas mayores) para la introducción de nuevas normas degradadas de empleo. Esta estrategia consiste en rodear la contratación fija de contratos precarios, para luego volverse contra ella y dar lugar a un contrato de trabajo único y menos protector. Pero, ante la resistencia social, asistimos a la multiplicación de formas de contrato, como el “contrato para una finalidad definida”, muy apreciado por el Medef (contrato de larga duración para ingenieros y directivos, creado en 2008).

Además, esta supuesta necesidad imperiosa de flexibilizar el mercado laboral ni siquiera se ha demostrado científicamente, insiste Florence Lefresne.

La propia OCDE, en sus Perspectivas del Empleo de 2004, señalaba que ningún estudio econométrico era capaz de establecer una correlación entre el grado de rigidez de la legislación del mercado laboral y el nivel de creación de empleo. Por lo tanto, la flexibilidad no crea puestos de trabajo. Hay que preguntarse incluso su ineficacia económica, en términos de pérdida de competencias, para todas estas categorías de trabajadores precarios que están lejos de carecer de verdaderas cualificaciones. Este es el caso, por ejemplo, de los jóvenes y las mujeres, que suelen ser víctimas de la degradación.

Para esta investigadora, la crisis también ha hecho caer otro concepto: la flexiseguridad, un “concepto vago” importado de los Países Bajos y Dinamarca, que se supone que concilia la flexibilidad del mercado laboral y la protección de los trabajadores. Durante los últimos diez años, este concepto ha estado muy de moda en las principales instituciones internacionales y ha sido objeto de una abundante literatura. En Francia, sin embargo, la flexiseguridad se ha inspirado en gran medida en un acuerdo entre los interlocutores sociales firmado en enero de 2008 sobre la modernización del mercado laboral, con la introducción de la ruptura convencional, una especie de despido amistoso muy en boga. Pero Florence Lefresne considera que la flexiseguridad está demasiado ligada a los países en los que se ha teorizado… y ya ha quedado desfasada:

Este neologismo se refiere a la estrategia política promovida por la Comisión Europea desde 2006, destinada a conciliar la flexibilidad del mercado laboral y el asegurar las trayectorias individuales. Se basa en la experiencia neerlandesa, donde los interlocutores sociales firmaron un acuerdo en este sentido a finales de los años 90, y sobre todo en el modelo danés, ampliamente difundido en los últimos años. Se destaca la flexibilidad del contrato de trabajo, pero se olvida con demasiada frecuencia decir que en este pequeño país, cuyo aparato productivo está formado por un tejido de Pymes de alto valor añadido, la alta movilidad de los empleados es posible gracias a unos niveles de formación y protección social (incluidas las deducciones obligatorias) que se encuentran entre los más altos del mundo.

En cualquier caso, la fuerza de la recesión ha socavado claramente el debate sobre la flexiseguridad. Los recortes masivos de puestos de trabajo parece que tienen poco que ver con la supuesta rigidez del contrato de trabajo. En todo caso, el gran número de contratos flexibles está actuando como un acelerador del desempleo. Las cohortes de despidos han relativizado la idea de un contrato indefinido intocable. Y el tan denostado y atacado empleo público constituye hoy un dique sin el cual la situación sería aún peor.

Idea recibida n°4: “El costo de la mano de obra es demasiado elevado”

¡Cuántas veces hemos escuchado este tópico de casi todos los líderes políticos, desde el centro izquierda hasta la extrema derecha! Esta afirmación se contradice una vez más con las cifras, según Pierre Concialdi.

Si tenemos en cuenta los indicadores de los costos laborales más comunes, Francia no sufre una desventaja comparativa respecto a países con un nivel de desarrollo comparable. Francia se encuentra en una posición media en cuanto a los costos laborales medios. En lo que respecta a la mano de obra obrera, Francia está incluso mejor situada que otros países, como muestran regularmente las estadísticas del Departamento de Trabajo de Estados Unidos. Si añadimos que Francia tiene un nivel medio de productividad superior al de casi todos los demás países, es difícil argumentar que existe un problema de competitividad de costos. Si la situación del comercio exterior francés se deteriora, no es en ese lado donde hay que mirar, sino en la estrategia de las empresas.

Según Michel Husson, la presión ejercida sobre los costos laborales ha servido para otros fines además del imperativo de la competitividad: ha permitido sobre todo aumentar los dividendos pagados a los accionistas.

Si el imperativo de la competitividad realmente funcionara, la reducción de los costos laborales tendría que haberse trasladado a los precios, para ganar cuota de mercado. Pero en el caso de una transmisión perfecta, la parte de los salarios en el valor añadido debería haber permanecido constante. Sin embargo, ha caído. Esto significa que una gran parte de la caída de los costos laborales no se utilizó para bajar los precios, sino en aumentar los dividendos pagados por las empresas. Estos representaban el 4% de su masa salarial a principios de la década de 1980; en 2008, la cifra había aumentado al 12%.

Pierre Concialdi lleva el razonamiento hasta el punto de considerar que el salario mínimo, que los políticos se resisten a aumentar por miedo a lastrar la competitividad de las empresas, no es tan alto como se dice a veces:

Los informes recientes sobre esta cuestión sólo han considerado un aspecto de la misma, a saber, el papel del salario mínimo como coche escoba, examinando su lugar en la jerarquía salarial. Sin embargo, desde el punto de vista económico, lo relevante es principalmente la relación entre la productividad del trabajo y el salario mínimo. El principio que subyace a la existencia del salario mínimo -creado en 1970- se basa en la idea de que los trabajadores deben beneficiarse de los frutos del crecimiento, es decir, recibir una parte mínima del valor añadido creado. Sin embargo, la relación entre el salario mínimo y la productividad media nunca ha sido tan baja desde hace 60 años. En estas condiciones, es difícil argumentar que el nivel del salario mínimo es demasiado alto hoy en día.

Mito 5: El fin de la crisis está al alcance de la mano

Aunque la recesión parece haber terminado, las consecuencias sociales de la crisis apenas están comenzando a emerger. Los tres investigadores temen que, una vez pasada la tormenta, el paisaje social parezca aún más desolado.

Pierre Concialdi: “Con la crisis, el debate se centra en el aumento del desempleo. Pero el subempleo también ha crecido considerablemente. En el último año, el desempleo parcial ha aumentado significativamente, alcanzando niveles comparables a los observados en 1993, en el punto álgido de la recesión. Y otras formas de subempleo se mantienen en niveles récord”.

Florence Lefresne teme una precarización duradera de los jóvenes que consiguen entrar en el mercado laboral a pesar de la crisis. En cuanto a los demás, puede que simplemente permanezcan “vetados del mercado laboral durante mucho tiempo”.

El impacto de la recesión es especialmente fuerte en los jóvenes, cuya tasa de desempleo se acerca al 25%. Esto se debe a su concentración en empleos temporales (contratos de duración determinada, trabajo temporal) que tienen una fuerte dimensión cíclica. Siempre se puede esperar a que los efectos de la recuperación inviertan la tendencia, pero el stock acumulado de desempleados no se reabsorberá fácilmente y una gran parte de ellos, sobre todo los menos cualificados, corren el riesgo de ser expulsados del mercado laboral durante mucho tiempo. Y para los que tienen la suerte de entrar en el mercado laboral, los efectos de la precarización parecen ser duraderos. Los estudios estadísticos muestran que cada generación tiene menos empleos estables que la anterior. Los jóvenes también son muy conscientes de esta precarización. Lo expresaron claramente cuando rechazaron el CPE en la primavera de 2006.

Michel Husson teme que, al terminar la crisis, la búsqueda de rentabilidad acelere la precariedad de los que tienen un empleo. Resume la situación en una fórmula: la generalización del bricolaje social.

En la recesión, muchas de las medidas que amortiguaron el impacto sobre el empleo son similares a una RTT de facto: paro parcial, reducción de horas extras, etc. En el periodo posterior a la crisis, las empresas intentarán recuperar su rentabilidad ajustando la plantilla a la baja o aumentando el número de contratos precarios. La cuestión que se plantea ahora es la distribución del volumen global de trabajo: al fin y al cabo, el desempleo es un límite a la reducción del tiempo de trabajo. Lo que se necesita es un cambio radical en el reparto del trabajo (menos tiempo de trabajo, más empleos) y en la distribución de la renta (menos dividendos, más salarios). Si no se inicia este cambio, nos dirigimos hacia un bricolaje social que endurecerá todas las tendencias ya en marcha, que se resumen en una fragmentación de la mano de obra con una multiplicación de los estatutos precarios, bajo la doble presión de la búsqueda de rentabilidad de las empresas y del reequilibrio de las finanzas públicas.

Según Pierre Concialdi, esta precarización ya está en marcha a través de la Renta de Solidaridad Activa (RSA). Para el investigador, este régimen, que sustituye a la RMI, corre el riesgo de no cumplir su objetivo proclamado de frenar la precariedad, fomentando la vuelta al trabajo.

Este sistema anima a los empleados a aceptar trabajos a tiempo parcial incluso más que antes. Los primeros resultados -aunque parciales- del experimento RSA confirman que este riesgo existe. En las zonas de prueba en las que se experimentó con el RSA, los empleos encontrados se concentran más en el trabajo a tiempo parcial y están peor pagados que los empleos encontrados en las zonas de control (en las que no se experimentó con el RSA). En estas condiciones, se corre el riesgo de que el RSA -al igual que otros regímenes similares de apoyo a los bajos salarios, como el PPE- no sea una solución a la precariedad sino, por el contrario, uno de los elementos que contribuyen, si no a su desarrollo, al menos a su mantenimiento.

http://www.europe-solidaire.org/spip.php?article58971

Artículo original en: https://www.mediapart.fr/journal/economie/231109/le-livre-qui-dynamite-les-idees-recues-sur-le-travail?onglet=full

Traducción: viento sur

Por Mathieu Magnaudeix

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *