“Patriotas” por la Gran Minería Privada

Somos un grupo de chilenos con el corazón bien puesto que hemos querido manifestar nuestra profunda preocupación por los rumbos que está tomando nuestra amada Patria. Hoy somos testigos de una nueva ofensiva contra el sector privado. Actitud que, lamentablemente, ya se viene haciendo costumbre en nuestra nación… hoy polarizada y tierra fértil para afiebradas ideas e inéditos experimentos populistas. Por nombrar solo algunos: derechos sociales para la ciudadanía, un sistema tributario progresivo, mayor transparencia pública y privada, una asamblea constituyente, atacar la concentración económica, un sistema político más participativo, un sistema de jubilaciones tripartito, castigos efectivos para la corrupción de cuello y corbata, resguardo de la libre competencia, etc. Todas cuestiones extremistas y pasadas de moda que han fracasado en todo el mundo.

Sin embargo, quisiéramos centrarnos aquí en la oscura sombra que se cierne contra un sector que requiere de urgente protección. Nos referimos a esos esforzados emprendimientos que se aúnan bajo el rótulo de Gran Minería Privada (GMP), los cuales sabemos que hace décadas funcionan al límite dadas sus magras utilidades. Aun así, se la juegan para ayudar a nuestro país con la creación de empleos de calidad, economías de escala, fomento a la industrialización, inversión en infraestructura e I+D y pago de exorbitantes tributos.

Justamente, a ese escenario se viene a sumar la amenaza del cobro de un royalty. Lo que, por la naturaleza de esa industria, implicaría que la explotación minera deje de ser atractiva para la GMP. No tendrían más remedio que abandonar el país, dando paso a que en el corto plazo se termine la gran explotación minera en Chile.

Ante esa amenaza, como patriotas que somos, queremos hacer pública una serie de sugerencias para darles una mano a esas compañías siempre han pensado en el beneficio de todos los chilenos y chilenas (y hasta de esa gente inmigrante… a pesar de que ha detenido el desarrollo de la nación). No podemos echar por la borda todos los beneficios que por décadas hemos tenido gracias a la GMP.

Como chilenos conscientes proponemos medidas novedosas, que no por su originalidad deben ser miradas con sospecha:

– Aplicar un pequeño impuesto sobre las utilidades de las GMP, no sobre sus ventas. La conocida honesta gestión del sector haría muy fácil ese cobro.

– Permitir una concesión plena de las minas, a pesar de que la Constitución señala que son propiedad del Estado de manera absoluta, exclusiva, inalienable e imprescriptible.

– Cobrar, solo a raíz de la crisis del Covid, un impuesto específico que implique una invariabilidad tributaria de por lo menos unos 15 años.

– Acrecentar aún más la participación de la GMP en la explotación del cobre (hoy del orden del 70%) para que así aumente su contribución impositiva, hoy del 41%. De esa manera, superaría a CODELCO que, con una participación del 30%, aporta un 59% del total de los impuestos pagados por la minería del cobre.

– Apoyo técnico y financiero directo del Estado para que aumente su productividad, ya que hoy es menor frente a CODELCO y con un costo unitario mayor.

– Dar facilidades legales para aumentar el número de trabajadores subcontratados, del actual 70% a ojalá un 100%.

– Permitir que salga el mineral del país con una declaración no tan estricta, o sea, qué tanto problema con que se exporte litio declarado como salmuera o concentrado de cobre que lleve otros minerales.

– Adecuar la normativa impositiva para permitir, por ejemplo: el llamado “back to back” para pagar una bajísima tasa impositiva; inversiones ficticias desde Chile a otros países para reducir carga tributaria; endeudarse con empresas relacionadas y así disminuir sus tributos sobre las “utilidades-préstamos” de un 35% a un 4%.

– Subsidios en forma de “beneficios tributarios” para que todos los chilenos y chilenas nos metamos la mano al bolsillo para apoyarlos, por ejemplo, a través de: depreciación acelerada, amortización de gastos de organización y puesta en marcha, devolución del IVA exportador, crédito del 4% sobre el valor de los activos nuevos, imputables al tributo de primera categoría o la imputación del valor de las patentes mineras a los Pagos Provisionales Mensuales (PPM) obligatorios.

– Igualmente, relajar los molestos controles burocráticos del SII… o sea, de haber un poquitín de evasión, cosa que no creemos, se sabe que ese dinero será reinvertido, ¿no?

– Por último, que el Estado les ceda derechos de agua de manera gratuita y a perpetuidad.

Toda persona razonable, y hay que decirlo, responsable y valiente, sabe que “no es el momento” de impuestos ni menos de un royalty. Chile es reconocido intergalácticamente como una nación solidaria, hoy tenemos otra ocasión para dejarlo manifiesto.

Invitamos a toda la gente de bien que piensa en el progreso del nuestra querida y gran Patria, a sumarse a esta cruzada de amor y solidaridad para unas compañías que lo necesitan… ¡Y a las que se lo debemos! Somos una inmensa mayoría hasta hoy silenciosa.

Y voy a cometer una pequeña infidencia. Nuestra campaña ya cuenta con el apoyo irrestricto, aunque por ahora off the record, de economistas transversales y, por supuesto, de los estándar, de los institutos Freedom, ZEP, Libertinaje y Desenrrollo, fundaciones James Guzmán y Para el Retroceso, de la Somami, de algunos departamentos de minería universitarios cuyo financiamiento por mineras no tiene nada que ver en su postura seria y objetiva, de diversas escuelas de economía “científica”, de partidos como la UDY y el Republicastro, etc.

Patriota, hagamos posible que los US$ 114 mil millones de dólares regalados por Chile a la GMP entre 2005 y 2014 se dupliquen… ¡Podemos hacerlo! Cuando un chileno se propone algo lo consigue.

Te esperamos. ¡Viva Chile!

NOTA:

Estimado lector/a, tal vez Ud. no necesariamente está al tanto que todas las novedosas medidas arriba propuestas hace años que están vigentes… sin que a casi nadie le importe esa pérdida de soberanía económica y política, ni el regalo de millones de dólares a la GMP. La mayoría de esas medidas se obtuvieron de una entrevista a Gino Sturla (Dr. en Economía e investigador de la Universidad de Chile y del Instituto de Economía Política y Social-IEPS) y de una columna de Juan Apablaza (Presidente Nacional de la Asociación de Fiscalizadores del Servicio de Impuestos Internos de Chile-AFIICH) que resume un trabajo más extenso preparado por dicha agrupación.

“Gino Sturla, investigador: «Con el royalty minero se podría multiplicar por seis la recaudación del impuesto actual»”, El Desconcierto, 06.05.21.

“¿Por qué es necesario y justo un royalty a la minería en Chile?”, El Mostrador, 07.05.21.

Por Andrés Monares

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *