“Pensadores como Humberto Maturana jamás mueren. Su obra es conocimiento para el presente y el porvenir”, manifestó el Pdte de la Federación de Trabajadores de la CCU, Rodrigo Oyarzún

Humberto Maturana Romecín falleció la mañana de este jueves 6 de mayo, dejando una carrera caracterizada por una serie de aportes desde el ámbito de las ciencias biológicas, los mismos que le otorgaron el Premio Nacional de Ciencias en 1994. Entre sus contribuciones más extendidas y elaboradas, figura el concepto creado junto a Francisco Varela, “Autopoiesis”.

La mañana de este jueves 6 de mayo se informó que el reconocido -nacional e internacionalmente- biólogo y Premio Nacional de Ciencias, Humberto Maturana Romecín, falleció a sus 92 años de edad.

Maturana, en una de sus últimas entrevistas realizada en abril de este año, planteó con Ximena Dávila el desarrollo de una «Revolución reflexiva» sustentada en que “antes de la pandemia vivíamos insensibles, ciegos a muchas cosas”, proponiendo la urgencia de desarrollar un modo de vida colaborativo, completamente contrario a las actuales relaciones sociales individualistas y al egoísmo, devenidas de un modo de producción basado en el lucro privado y no en el bien común.

Su trabajo estuvo caracterizado por sus contribuciones a la comprensión de los seres vivos, tal como está documentado en su reconocido texto publicado en 1972 titulado “De máquinas y seres vivos”, donde desarrolló junto a Francisco Varela, entre otras cosas, el concepto de “autopoiesis”.

La “autopoiesis” consiste en el descubrimiento de la organización de los sistemas vivos como redes cerradas de autoproducción de los componentes que las constituyen.

El pensador además sentó las bases de la ‘biología del conocer’, disciplina que se hace cargo de explicar el operar de los seres vivos en tanto sistemas cerrados y determinados en su estructura.

En 1950, Humberto Maturana ingresó a la Facultad de Medicina de la Universidad de Chile. Si bien no llegó a titularse, allí fue ayudante del curso de Biología dictado por el profesor Gabriel Gasic. En 1954 se trasladó al University College de Londres para estudiar anatomía y neurofisiología. 

Desde 1965 es profesor titular del Departamento de Biología de la Facultad de Ciencias de la Universidad de Chile.

En 1994 recibió el Premio Nacional de Ciencias de Chile por sus investigaciones en las ciencias biológicas, específicamente en la percepción visual de vertebrados y por sus aportes en la teoría del conocimiento orientados a la educación, la comunicación y la ecología.

Asimismo, su carrera estuvo en diálogo con los procesos sociales que se desarrollaban en el país. Ya en diciembre de 2019, tras el inicio del Estallido Social, Maturana manifestó la esperanza de que “el Chile que se configura de ahora en adelante sea democrático, es decir, que no esté atrapado en una teoría económica fundada en la competencia”.

También fue crítico del proceso de la postdictadura, cuando enfatizó que, “no recuperamos la democracia . Hubo una intención, un propósito, pero tal vez no entendíamos la democracia y por eso no la podíamos generar”.

Hacia el final de su vida dijo que, “Es absolutamente legítimo decir hasta aquí vivo. Yo, Humberto Maturana, quiero escoger el momento en que voy a morir, no quiero ser una carga, no quiero generar daño y no quiero contribuir al crecimiento de la población, porque es dañino para todos. El modo de vida del ser humano ha sido absolutamente destructivo”.

Por su parte, el Presidente de la Federación de Trabajadores de la CCU, Rodrigo Oyarzún, apuntó que, “pensadores de la estatura de Humberto Maturana jamás mueren. Su obra lo convierte en un clásico y en horizonte de conocimiento para el presente y el futuro”.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *