Caso Degollados: A 36 años del brutal crimen de Carabineros durante dictadura

Santiago Nattino, Manuel Guerrero Ceballos y José Manuel Parada fueron secuestrados y asesinados por efectivos de la Dirección de Comunicaciones de Carabineros, siendo encontrados sus cuerpos degollados el 30 de marzo de 1985 en un camino entre Quilicura y el Aeropuerto de Pudahuel. El crimen, ocurrido en un contexto de resistencia contra la dictadura, repercutió profundamente en la memoria histórica del país.

Entre el 28 y 30 de marzo de 1985 un brutal caso de violencia estatal conmocionó al Chile que realizaba un proceso de lucha popular contra la dictadura cívico-militar.

El secuestro de trabajadores y militantes del Partido Comunista implicó su posterior asesinato a manos de efectivos de Carabineros, cuyos cuerpos fueron encontrados degollados en el camino que une la comuna de Quilicura con el Aeropuerto de Pudahuel.

Fue la mañana del 28 de marzo cuando el pintor Santiago Nattino fue secuestrado en la intersección de las calles Apoquindo con Badajoz, mientras que el 29 de marzo el profesor y dirigente de la Asociación Gremial de Educadores de Chile, AGECH, Manuel Guerrero Ceballos, y el sociólogo y funcionario de la Vicaría de la Solidaridad, José Manuel Parada, fueron secuestrados desde las afueras del Colegio Latinoamericano, siniestro que presenciaron dos docentes.

Los operativos, ocurridos a plena luz del día, fueron realizados por agentes de la Dirección de Comunicaciones de Carabineros (Dicomcar), desplegándose una campaña de búsqueda para conocer el paradero de las personas.

El hecho repercutió profundamente a nivel nacional e internacional como reacción de solidaridad humanitaria frente a un nuevo crimen de parte de los aparatos represivos de la dictadura cívico-militar.

Pese a que el régimen dictatorial intentó instalar la idea de un supuesto “ajuste de cuentas”, la población de la época -y las investigaciones posteriores- suponía que habían sido torturados y degollados por su activismo político antifascista.

El hecho dio con la detención de diferentes funcionarios de Carabineros: 2 capitanes, un comandante, 2 coroneles y otros 2 oficiales. La repercusión del brutal crimen de Carabineros propulsó la renuncia del general integrante de la Junta Militar, César Mendoza.

Sin embargo, en 2016 la Corte Suprema otorgó libertad condicional al exmiembro de la Dicomcar Guillermo González Betancourt, profundizando la impunidad en base a que este había sido condenado a presidio perpetuo.

 

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *