Todo trabajador debe negarse a realizar funciones que pueden atentar contra su salud: Unión Portuaria Biobío

Comunicado Público de la Unión Portuaria del Biobío

El viernes 29 de enero, nos enteramos de la triste noticia de que un compañero de labores, Cristian Condori, 48 años, del puerto de Iquique, Terminal ITI, falleció producto del Covid 19. Lamentamos su partida y enviamos nuestras condolencias a sus familiares.

Con esta situación cercioramos que esta enfermedad es en extremo contagiosa y se transmite rápidamente en grupos estrechos, por lo que se deben tomar las medidas más extremas para prevenir la existencia de dichos grupos y con ello el contacto que puede llevar al contagio y tras ello la posibilidad de muerte. Es por eso por lo que entendemos la existencia de las desagradables cuarentenas, controles y restricciones de desplazamiento y de realizar algunos trabajos, pero también sabemos que existen labores que si se detienen traerían graves consecuencias para el país en el control mismo de la pandemia, el funcionamiento de la nación y el necesario abastecimiento. Siendo así, para los que laboran en esos sectores, deben generarse exigentes condiciones de seguridad e higiene en el lugar de trabajo y la autoridad debe crear los protocolos y medidas para la sobrevivencia de todas y todos los que laboren ahí, además de que sus gerencias deben seguir al detalle tales regulaciones. De no ser así se estaría arriesgando, hasta criminalmente, la vida de quienes ahí ejecutan sus servicios cuando existen los medios para evitar que eso ocurra, atentando con ello la autoridad y las gerencias de las empresas privadas y públicas al principio constitucional y legal de que al trabajador se le deben entregar todos los medios existentes para que al ejercer su función no corra peligro su integridad física y mental.

Entendemos que, en este caso pandémico, y con una enfermedad nueva, no existen los conocimientos suficientes para definir correctamente cuáles son esos medios, pero si ellos ya son conocidos y se pueden aplicar, deben ser usados y construirse los protocolos que deben ser seguidos sin errores. De no ser así, los trabajadores tienen el derecho a negarse a laborar hasta que los responsables de entregarles condiciones de salud y seguridad en el trabajo lo hagan, dándole las condiciones factibles de tener para que al ejercer sus labores su riesgo disminuya lo más posible.

Por lo mismo, es que los protocolos sanitarios se han creado para laborar en esas funciones y con ello se les ha entregado ciertas seguridades a los trabajadores y trabajadoras que ejecutan dichos servicios apoyando el combate a la enfermedad y el funcionamiento del país. Siendo así compartimos que en el proceso de vacunación estén considerados, además de las personas en los rangos de edad más vulnerables, aquellos que laboran en actividades esenciales y críticas. En ellos estimamos que deben estar obviamente los que laboran en el sector salud y se enfrentan cara a cara con el virus, pero además deben concurrir a esa vacunación todos y todas los que están realizando labores que no pueden detenerse, pues de ser así traerían graves consecuencias al país. Entre ellos se encuentra el sector logístico portuario, el cual que no se han detenido en los últimos 11 meses, con varios colegas y compañeros contagiados y ahora un fallecido. Nuestra labor la realizamos sin freno día y noche, en muchas comunas que actualmente se encuentra en cuarentena y con elevados índices de contagio como Iquique, Antofagasta, Talcahuano, Penco, Coronel, Puerto Montt, Calbuco, Aysén y todo ello para mantener el necesario abastecimiento nacional. Por lo mismo hacemos la solicitud que en el Plan Nacional de Vacunación COVID 19 se considere a los que laboran en el sector, dentro del prioritario grupo de Labores Críticas Para el Estado y así continuar nuestra labor sin tener que lamentar nuevos fallecimientos de compañeros nuestros, pues nuestra labor no la podemos realizar telemáticamente ni evitando grupos compactos.

Esperamos que lo que están viviendo nuestros compañeros del puerto de Iquique, Terminal ITI, no vuelva a repetirse y de paso apoyamos el que ellos hayan paralizado sus faenas reclamando que la empresa no ha realizado todas las acciones factibles para evitar que el contagio y fallecimiento de nuestro colega ocurriera. Es un derecho de todos los trabajadores exigir ello, un deber de las autoridades y gerencias de las empresas privadas y públicas de entregar todos los elementos para salvaguardar la seguridad y salud de quienes laboran y por lo mismo, también es un derecho legal de todo trabajador de nuestro país el negarse a obedecer en realizar funciones que pueden atentar contra su salud en caso de que los responsables no entreguen las condiciones posibles y suficientes que le aseguren el volver sanos y salvos a su hogar.

UNIÓN PORTUARIA DEL BIOBÍO

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *