Los nuevos desafíos de los Trabajadores y el Pueblo luego del triunfo en el Plebiscito 25-O

El Presidente de la Federación de la CCU, Rodrigo Oyarzún, convocó a los dirigentes y socios de la organización a asumir “con responsabilidad, pasión e inteligencia el desafío de luchar unidos por la sociedad que queremos para nuestras familias, para las nuevas generaciones y las por venir. Una sociedad de personas libres y buenas, donde prime el bien común y la vida digna por sobre el egoísmo, el lucro y la inequidad”.

En triunfo apabullante e indiscutible del Apruebo y la Convención Constitucional el pasado 25 de octubre, opciones por las cuales se inclinaron los dos últimos ampliados nacionales realizados por la Federación de Sindicatos de la CCU, abren un nuevo momento de disputas y posibilidades para el mejoramiento de las condiciones de trabajo, y el cambio hacia una eventual sociedad de derechos garantizados.

El Presidente de la Federación, Rodrigo Oyarzún, señaló al respecto que, “Aún no tenemos nada asegurado. Lo cierto es que el país ha expresado su deseo y necesidad de transformar el actual estado de cosas. Las grandes mayorías ya no soportan sufrir los abusos de un sistema donde un puñado de privilegiados llevan una vida de lujos, a costa de la explotación desenfrenada de nuestro trabajo y de la naturaleza”.

Tal como lo indicó la CUT, donde la Federación CCU cuenta con directores nacionales, inmediatamente después de conocerse los resultados del plebiscito constituyente, “Hace años arrastramos un crecimiento económico que se ha sostenido en la precariedad de los empleos, bajos salarios, poca estabilidad y nulas políticas de reconversión laboral. Para cambiar este escenario no basta con algunos ajustes, se requiere un cambio en el modelo de crecimiento”, y puntualizó que, “Debemos estar alerta a cada uno de los hitos que se inician a partir de este momento, aportando con nuestras demandas y bregando porque en una nueva Constitución, el Valor del Trabajo esté en el centro de la sociedad; única forma en que Chile podrá realmente volver a ser una patria grande, una patria para todas y todos”.

En el mismo sentido, la recién creada Secretaría Industrial de la CUT, donde la Federación CCU juega un papel protagónico y fundacional, manifestó que, “vemos el proceso constituyente como una oportunidad para abrir un profundo debate del país en la dirección inclusiva y equitativa que queremos; garante de nuestros derechos, y fundamentalmente, de un nuevo proyecto de desarrollo. Un proyecto fundado en una sociedad de derechos, y que en materia laboral implemente el derecho a la organización, es decir, a la libertad sindical, a la negociación colectiva ramal. Que las y los trabajadores sean quienes decidan según su democracia interna, cómo y cuándo negociar, y de qué manera organizarse”, y agregó que, “La seguridad laboral consiste en contar con la certeza de un salario justo y regular, que alcance para no continuar reproduciendo el ciclo esclavista del endeudamiento y, por el contrario, alentar el ahorro y el consumo responsable. Debido a lo anterior resulta cardinal reinstalar los objetivos sociales para la creación de un Chile Industrial. Semejante desafío no será posible sin un Estado dinamizador de la economía, capaz de beneficiarse de las nuevas tecnologías y ponerlas al servicio del mejor aprovechamiento de nuestras materias primas. Así se multiplican las oportunidades para poder pasar con certeza a una segunda fase exportadora de nuestros recursos naturales, con superior valor añadido y, en consecuencia, habilitada para crear más empleos y centros de trabajo de calidad”.

El Presidente de la Federación de la CCU, Rodrigo Oyarzún, convocó a los dirigentes y socios de la organización a asumir “con responsabilidad, pasión e inteligencia el desafío de luchar unidos por la sociedad que queremos para nuestras familias, para las nuevas generaciones y las por venir. Una sociedad de personas libres y buenas, donde prime el bien común y la vida digna por sobre el egoísmo, el lucro y la inequidad”.

Las siguientes son las láminas que hicieron parte activa de la campaña de la Federación para el Plebiscito Constituyente.

 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *