Escritor Andrés Monares: “Yo soy un asalariado igual que los trabajadores de la CCU”

Oikonomía. Economía Moderna. Economías, se llama el libro del académico Andrés Monares, viejo amigo de la organización sindical y potente crítico de un régimen basado en la precarización laboral y el bienestar de unos pocos a costa de la mayoría social y la destrucción de la naturaleza

La práctica de la Federación no se limita a la lucha por el mejoramiento salarial y de las condiciones de trabajo. Sus principios contienen el desarrollo cultural de sus socios, único medio para explicarse la realidad de manera útil y hacer la diferencia entre meros consumidores y llegar a convertirse en ciudadanos conscientes de sus derechos sociales y humanos.

Por eso la organización es uno de los patrocinadores del nuevo libro del académico Andrés Monares, asertivo intelectual que ha efectuado conferencias en ampliados nacionales de la Federación.

Andrés Monares es antropólogo de la Universidad Austral de Chile. Se ha dedicado a estudiar las influencias religiosas reformadas en la Ilustración y la Modernidad, desde una perspectiva latinoamericana y crítica. Ha ejercido labores docentes en diversas universidades, pero sobre todo por 20 años en el área de Estudios Transversales en Humanidades en la Escuela de Ingeniería y Ciencias de la Facultad de Ciencias Físicas y Matemáticas de la Universidad de Chile.

Publicó el libro Reforma e Ilustración. Los teólogos que construyeron la Modernidad. Ha participado como autor en diversos libros colectivos acerca de la economía y su influencia en la sociedad; publicado en revistas académicas numerosos artículos sobre las relaciones entre calvinismo, Ilustración y Modernidad, y sus influencias en ciencia, política y economía. Asimismo ha difundido su labor a través de columnas de opinión en medios electrónicos.

“El libro se titula Oikonomía. Economía Moderna. Economías. Francamente fue difícil ponerle un nombre. Uno piensa en que por un lado el título refleje de buena manera el tema; y por otro, sea atractivo para las personas… Creo que fallé en esto último”, dice Monares mientras sonríe y añade que “El libro es una especie de biografía no autorizada del capitalismo de mercado. Actualmente, nos han convencido de que este sistema es el correcto y es benéfico, que no hay otro y que pareciera que ha existido desde siempre. No obstante, como toda creación humana, el capitalismo de mercado tiene una historia, un lugar de “nacimiento” y unos “padres”… Y todo ello le da un objetivo.

En tal sentido, el libro va contestando los por qués del capitalismo de mercado. Porque hoy se ve como normal que se busque el lucro en la actividad económica, es decir, ganar lo más posible… e incluso a costa de otros o de la naturaleza. Porque hay quienes creen que la economía es una “ciencia” al modo de la física, es decir, con leyes inamovibles que determinan totalmente las sociedades. Porque la política (y la sociedad, las personas y la naturaleza) ha quedado como una simple servidora de la economía (de los grandes grupos económicos en realidad). Y, finalmente, el libro muestra con diversos ejemplos que todo lo anterior es solo una de las tantas posibilidades que los humanos podemos desarrollar. Pues han habido y hay otras muchas opciones de orden económico.

En resumen, nos han dicho que solo hay una opción… cuando hay muchas. Eso no es para nada científico, es ideológico”.

¿Para qué público está escrito?

“El texto, por mi trabajo en una Universidad, tiene un perfil académico innegable. Pero he hecho el esfuerzo de que no se limite a un público especializado. Mi intención es que las personas puedan acceder a estos conocimientos para juzgar su vida social, lo que pasa en el país y el mundo. Y para ello, mal podría dejar el texto “encerrado” entre los especialistas.

Además, el libro puede leerse, por así decirlo, a gusto del lector. Me explico: esas partes que le puedan parecer muy académicas, se las puede saltar para ir a las partes que tratan casos, por ejemplo. De hecho, cada capítulo tiene una parte sobre Chile. O sea, se trata de dejar en claro que lo teórico no es puro bla blá… es fundamental para entender cómo vivimos. Con mayor razón en un momento en que la mayoría del país está cuestionando esa forma de vida: el neoliberalismo.”

¿Qué tienen que ver los trabajadores y en particular, los trabajadores de la CCU, con los contenidos del texto?

“Como me gusta repetir, aunque los profesores universitarios, por el propio sistema y también muchos por iniciativa propia, se hayan separado del resto de los trabajadores. Yo mismo soy un asalariado como los trabajadores de CCU u otros. Y vivimos en el mismo país, con los mismos problemas. ¡Tenemos mucho que ver entre nosotros! Entre mis intenciones para investigar y escribir está que todos los trabajadores (¡no “colaboradores”!) veamos esa situación y en consecuencia actuemos y pensemos unidos.

Por otro lado, el libro propone que el poder vuelva a la gente. Los “especialistas” y “expertos” nos trajeron hasta acá: a las pensiones miserables, a la sobre explotación de la naturaleza, a la precariedad laboral, a que se muera gente esperando ser operada, a los precios que siempre suben, a las colusiones, a los intereses bancarios usureros, etc. Y, por otro lado, el libro muestra cómo en la gran mayoría de las sociedades en la historia humana, la meta de la economía ha sido producir cosas necesarias… no enriquecer a más no poder a un pequeño grupo.”

¿Qué conceptos, ideas o palabras clave contendrían los aspectos centrales del libro?

Entender las complejidades de lo económico: que no hay una sola economía por ejemplo. O que, dentro del propio capitalismo, hay muchas versiones: Chile es un caso especial por su extremismo… al cual se opondrían, por ejemplo, un canadiense o un sueco de derecha.

Luego, cuando se comprende esa generalidad, se comprende que el neoliberalismo es un proyecto más… y uno muy especial por su extremismo. Recordar que nunca se puso en práctica hasta que Pinochet lo impuso en una dictadura. Así, aparte de que en su origen es un sistema criticable, ni qué decir de sus resultados. No es aceptable imponer que todo debe ser una mercancía (incluso la salud, educación o pensiones) y además una muy muy cara… que favorece a un pequeño grupo de millonarios.

Y en tercer lugar, que hay otras opciones económicas. Toda la historia humana nos da ejemplos y hasta en la actualidad. Hay millones de personas que viven en sistemas diferentes o de un capitalismo con variaciones que no le permiten llegar a los extremos que hemos permitido en Chile.

El mensaje final del libro es que la vida está en nuestras manos y que debemos unirnos para decidir cómo vivir de la mejor forma. Hay que volver a hacer política y dejar sin poder a los “expertos”.”

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *